Los RitualesultimaÚltimas noticias

Los rituales del caos: Morena no aprendió la lección, llega el gatopardismo

0
Con el pretexto de la reconciliación, Morena incorporó a la campaña a personajes que criticó y que lo criticaron hace apenas unos meses, morenovallismo, marinismo, peñismo, etc. En los otros partidos no es muy distinto, pero en Morena se prometía hacer las cosas diferentes….llegó el gatopardismo

Erick Almanza
Si usted no quiere votar por el marinismo, seguramente no sufragará por Alberto Jiménez Merino, pero ¿votaría por alguien que arropa a Javier López Zavala?
Si usted no quiere votar por el morenovallismo, segúramente no sufragará por lo que queda de este grupo en el PAN, pero ¿votaría por quien arropa a morenovallistas como Gerardo Islas, Ardelio Vargas o Hugo Alejo?
Si usted no quiere votar por lo que heredó Enrique Peña Nieto, seguramente negará su apoyo al PRI, pero ¿votaría por quien pone en su estructura a soldados del pasado sexenio como Vanesa Barahona?
Si usted no quiere apoyar a los partidos políticos, seguramente respaldará al ciudadano Enrique Cárdenas, pero ¿apoyará a quien tiene en su equipo a personajes del viejo sistema como Fernando Morales, Jorge Aguilar Chedraui o Mario Riestra?.
Si usted cree en un nuevo PRI ¿votaría por el proyecto vinculado a “el gober precioso”?
El gatopardismo” en ciencias políticas es el “cambiar todo para que nada cambie”, y pareciera que los próximos comicios serán el claro ejemplo de ello.
Aunque los tres candidatos, en menor o mayor grado, están vinculados a esta realidad, el caso de Morena resulta significativo ante su insistente discurso de ser “una propuesta diferente” y dado que encabeza las preferencias electorales, por lo menos dos a uno, sobre el segundo lugar.
¿Era necesario incorporar estos perfiles dada la condición actual? La pregunta no la hace quien esto escribe sino muchos de los seguidores de Morena.
Luis Miguel Barbosa sostiene el discurso de que es una nueva época la que se vive y que por tanto se abren las puertas a todos. Sin embargo, el problema no es aceptar gente de otros partidos, sino a personajes que fueron icónicos en sus institutos de origen justo por ser fieles representantes de lo que la izquierda denostaba. Lo más significativo es que ahora no sólo se les permite el paso sino que se les coloca en cargos estratégicos como el caso de Barahona.
El hecho ya molesta a varios, no es fortuito que en la gira de Barbosa por la Sierra norte, Hugo Alejo fuera abucheado, o que Socorro Quesada anunciara que no se prestaría a una simulación.
Recientemente el expriista Alejandro Armenta se  convirtió en una piedra en el zapato para Morena, al desestabilizar el ungimiento del actual candidato al gobierno. Ante ello, Gabriel Biestro, en un ejercicio de honestidad reconoció que el ex coordinador de campaña de Blanca Alcalá era ejemplo de los riesgos que se corrieron por las circunstancias de antaño y que hoy cobran facturas, ante lo cual era necesario que, de cara al futuro, se tuviera mayor cuidado con los perfiles a los que se daban lugares de poder en el Instituto lopezobradorista. Parece que muchos no lo entendieron. 
El problema ahora no es ganar, sino, como lo cuestiona el periodista Jorge Rodríguez, “¿dónde meterá Barbosa a todos esos convenencieros que hasta hoy, cuando parece enfilarse a una elección de mero trámite, le ven ‘cualidades’ para sumarse a su campaña? Cabrán tantos acomodadizos en puestos de primer nivel en el próximo gobierno?”.
En resumen, la pregunta es ¿qué clase de gobierno nos espera?
El gatopardismo ya está aquí.
Compartir ahora

Barbosa se compromete a crear la Secretaría Sustantiva de Igualdad de Género

Entrada anterior

Nuevo adelanto de “Avengers: Endgame” desata la locura

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario

Más en Los Rituales