México y el mundo

Luces y sombras en el 1er año de AMLO

0

El político tabasqueño tuvo éxito en el combate al huachicol y entrega de apoyos sociales, pero falló en el crecimiento de la economía y combate a la inseguridad

Jaime López

Prácticamente, se ha cumplido el primer año de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador. Por ello, es oportuno hacer un breve recuento de las luces y sombras de dicha anualidad.

En los primeros meses de su gestión, el tabasqueño tuvo que enfrentar el trágico incidente que le arrebató la vida al matrimonio Moreno Valle-Alonso, así como el combate férreo a los ladrones de combustibles, mejor conocidos como «huachicoleros».

Respecto al desplome del helicóptero en el que viajaban la gobernadora Alonso y el senador Moreno Valle, el gobierno federal lo difundió rápidamente, tratando de prestar ayuda lo más pronto posible y decidiendo que entes internacionales participaran en la investigación.

Esa celeridad ha contrastado con los avances de las pesquisas, que a nivel nacional están a cargo de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, la cual ha pospuesto en tres o cuatro ocasiones la presentación del informe final, factor que el Partido Acción Nacional (PAN) ha utilizado para acusar a la administración federal de poco transparente.

En cuanto a la lucha contra el huachicol, este fue disminuido en más de un 90 por ciento, e implicó tanto la compra urgente a empresas estadounidenses de cerca de mil pipas, así como dos semanas iniciales de largas filas en las gasolinerías, producto del abasto tardío y compras de pánico.

Igualmente, el líder de las izquierdas pasó uno de sus momentos más críticos en enero del año en curso cuando explotó un gasoducto en Tlahuelilpan, Hidalgo, el cual generó un saldo de 137 personas muertas.

En ese tenor, López Obrador canceló las reuniones que tenía al enterarse de la explosión y supervisó las operaciones de socorro, a la par de comprometerse a erraficar los cárteles que se dedicaban al robo de combustible.

Por otro lado, dos han sido los temas que han disminuido la popularidad de López Obrador, que aún así mantiene una alta aceptación entre la ciudadanía (de 65 a 72 por ciento, según diversas encuestas serias): inseguridad y economía.

Por lo que se refiere al primero de ellos, el número de asesinatos se mantiene igual al de los dos sexenios pasados, llegando a ser mayor en algunos meses. Se han suscitado masacres en Michoacán, Guerrero y Veracruz. Para enfrentar esto, el titular del Ejecutivo Federal impulsó una reforma constitucional para crear la Guardia Nacional, órgano conformado por elementos de las policías Militar, Naval y Federal.

Hasta el momento, dicha Guardia continúa con un déficit de integrantes, por lo que ha acelerado los procesos de selección. Además, a pesar de haber tenido operativos exitosos en cuestiones de migrantes, tráfico de animales y combate al narcomenudeo y piratería, no ha registrado capturas de grandes criminales ni reducido los incidentes delictivos.

Ahora bien, hablando de economía, López Obrador pronosticó para este año un crecimiento del 2 por ciento, lo cual ya no será alcanzado, de acuerdo con estudios y proyecciones de organismos nacionales e internacionales, los cuales ya han declarado que el crecimiento económico mexicano en 2019 será de cero por ciento o de 0.1 por ciento.

Eso contrasta con la inversión extranjera conseguida, un 8 por ciento superior a lo recibido en 2018 por ese rubro, así como con la estabilidad del peso mexicano, el cual no sufrió una tremenda devaluación, volviéndose una de las monedas más fuertes frente al dólar.

Pasando al presupuesto federal ejercido en 2019, éste se enfocó en el financiamiento de los programas y apoyos sociales emblemas de la administración obradorista: vivienda, pensiones para adultos mayores y discapacitados, becas para estudiantes, Jóvenes Construyendo el Futuro (empleos que terminen con el fenómeno de los llamados «ninis») y Sembrando Vida (para reforestar el país).

Dichos programas han sido catalogados por algunos analistas del círculo rojo como elementos asistencialistas y electoreros, mientras que otros los consideran uno de los logros más visibles del tabasqueño.

En otro orden de ideas, López Obrador no ha realizado como presidente ningún viaje al extranjero, lo cual constituye la cara opuesta a su peregrinar interno, porque nuevamente ha recorrido todo el país, cada fin de semana, ya sea para reunirse con los grupos indígenas nacionales, entregar apoyos o visitar todos los hospitales y clínicas del sistema IMSS-Bienestar.

Finalmente, la oposición política del exjefe capitalino ha criticado duramente los nombramientos o designaciones que éste ha hecho en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Comisión Nacional de Hidrocarburos, Comisión Reguladora de Energía, Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos, Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente, y en la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Los adversarios del originario de Macuspana han señalado que los nombrados no están capacitados para los cargos o no son garantes de imparcialidad e independencia.

Compartir ahora

‘TIC’ y ‘Matar también es un arte’, diversión y reflexión por igual

Entrada anterior

Convocan a megamarcha por primer informe de AMLO

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario