Elecciones 2019

Morena, la familia disfuncional

0

Algunas de las incongruencias de Morena, que creó Andrés Manuel López Obrador, hacen que el partido sea una “familia disfuncional”

Erick Almanza Ferrer

Tras ganar las elecciones el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, insistió en la frase “perdón sí, olvido no”, al cerrar filas con quienes fueron sus detractores y abrir la puerta a la amnistía para algunos delincuentes.

La frase resultó significativa al tomar considerar el futuro nombramiento de Manuel Bartlett como próximo dirigente de la CFE en el gabinete del tabasqueño, cuando fue señalado como el autor del fraude de 1988, cuando era secretario de gobernación federal y desde ahí pretextó que “se cayó el sistema” para invalidar el primer triunfo de la izquierda que encabezaba Cuauhtémoc Cárdenas.

Sin embargo, no es el único caso de incongruencia al interior del movimiento que creó Obrador. Recientemente en la marcha que convocó Luis Miguel Barbosa para protestar por lo que afirma, fue un fraude electoral, estuvieron presentes las nuevas huestes de Morena, que en el pasado no podían verse ni en pintura.

En el citado evento estuvieron presentes José Juan Espinosa y Héctor Alonso Granados, los mismos que en marzo de 2012 protagonizaron un desencuentro luego que el entonces diputado de Nueva Alianza, fue denunciado ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, luego de que al interior del pleno del Congreso del estado se refirió al entonces asistente de Espinosa Torres, Ignacio Molina Huerta, como “señorita, usted no tiene que estar aquí”.

El mismo personaje en enero de 2014, estuvo a punto de liarse a golpes con Eric Cotoñeto Carmona (ahora operador de Morena) quien en sesión del congreso respondió a su entonces compañero legislador con un “¡Ya cállate, cabrón!” cuando Alonso le reclamó su participación en las movilizaciones callejeras en contra de la Reforma Energética; irónico que, además, el echar abajo dicha reforma fuera una bandera de Morena.

En diciembre de 2012 Héctor Alonso, junto al hoy también diputado electo por Morena, Guillermo Aréchiga, apoyaron la aprobación de la Ley del Agua para el Estado de Puebla. Lo icónico de ello es que la presidenta municipal electa, Claudia Rivera, en campaña criticaba a su rival, Eduardo Rivera, por avalar la citada privatización, cuando sus compañeros habían sido partícipes de la medida.

Mención aparte refieren casos como el del senador Electo, Alejandro Armenta, quien, como dirigente del PRI, fue crítico del proyecto lopezobradorista al que finalmente se sumó.

Mismo caso es el de Luis Miguel Barbosa, quien aún busca ser gobernador por Morena pero que, en 2015, desde el PRD, se refería a López Obrador de la siguiente manera, “la soberbia de Andrés Manuel López Obrador es infinita. Repito, la soberbia de Andrés López Obrador parece infinita (…) El PRD nunca será cabuz de nadie, el PRD debe transformarse y si no lo hace sin duda que su destino será la extinción”.

Compartir ahora

Aletargan apoyo a reforma para que MEA rinda protesta ante TSJ

Entrada anterior

Consejeros del INE ganarán menos que AMLO, confirma Baños

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario