Entrevistas

Para las escuelas rurales, el modelo a distancia hubiera fracasado: padres de familia

0

Una familia narra como transcurren el nuevo ciclo escolar a distancia en una escuela rural multigrado en Puebla

Mayra Flores

Diego cursa el preescolar en la escuela rural Ex Hacienda Molino de Guadalupe, en la que comparte maestra con tres compañeros del mismo grado y 10 de nivel primaria.

La escuela del menor se ubica en la localidad a la que debe su nombre, en el municipio de San Matías Tlalancaleca, localizado a una hora con 30 minutos de la capital poblana.

Para llegar a la casa de Diego se ingresa por una de las calles principales a la localidad y se toma una vereda que en pocos minutos deja ver el patio en donde están su abuela y su madre.

En unas sillas que tienen disponibles en el patio, platican unos minutos con el equipo de NG Noticias. La señora Marcella Roldán, madre de Diego, lo ayuda a realizar las tareas del día: construir un avión y elaborar un dibujo sobre lo que entendió de un cuento.

La maestra viene sólo dos días a la semana a darles clase, a los de preescolar de 10 a 12 y a los de la primaria de 12 a 2 de la tarde, los otros días los papás tenemos que trabajar con ellos con los materiales que nos manda por el WhatsApp”, explica.

La abuelita de Diego, doña Carolina Borges interviene para explicar que en marzo pasado, cuando se suspendieron las clases presenciales por la contingencia sanitaria del Covid – 19, la mayoría de los niños ya nunca revisó los materiales con los que iban a concluir el ciclo escolar, ya que no tienen televisión, internet o un celular disponible.

Por eso, en esta ocasión, la maestra nos dijo que quería darles clases casa por casa a los niños, pero hay unos que viven lejos y para no ponerla en riesgo mejor pedimos permiso para que diera clases en la escuela, aunque sea dos días, como son pocos niños y el salón es grande no están amontonados, no hay riesgo de que se contagien”.

Ambas mujeres afirmaron que si la docente no hubiera tenido la disposición de acudir a la comunidad a dar un par de clases presenciales, seguramente la mayoría de los alumnos estarían sin aprender, ya que los contenidos de “Aprende en casa”, transmitidos por televisión, no son accesibles para todos.

La señora Marcella dijo que aún con el apoyo de la maestra de preescolar de su hijo, las clases a distancia han sido complicadas y han cambiado su ritmo de vida, ya que también apoya a Yohan, su otro hijo, quien estudia el segundo grado de secundaria en Santiago Coltzingo, una comunidad vecina.

Ahorita toda la mañana la dedico a estar con mis hijos. A las ocho tiene que estar listo el de la secundaria, le doy de desayunar y los días que tiene videollamada con la maestra pues tiene que ponerse el uniforme y conectarse, mi suegra me hace favor de prestarle su celular para las clases y así en el mío pueda recibir lo del de preescolar”.

  • ¿Y todos tus compañeros se conectan a clases?, preguntamos a Yohan, que se ha unido a la conversación.
  • De 30, sólo nos conectamos seis, en estos días la maestra nos ha pedido que les avisemos a los demás que siquiera le escriban por WhatsApp. Las videollamadas son por meet.
    Hay niños que han escrito en el grupo del WhatsApp que si la maestra les puede mandar las actividades antes de las seis de la mañana o en la noche porque sus papás trabajan y no tienen celular con internet para hacerlas en el horario de clases, otros de plano no responden“, dijo la señora Marcella.

Compartió que los gastos en la escuela de sus hijos han incrementado porque diariamente invierte en recargas de tiempo aire para poder enviar tareas y recibir materiales.

Cuando el de la secundaria acaba, como a las 12, entonces me dedico a hacer las actividades de mi niño de preescolar. A veces, como ahorita, hay que leerle, preguntarle qué entendió, dibujar, colorear y de todo eso debo mandar fotos a la maestra, para que vea que si hacemos las actividades“.

Doña Marcella dijo que estaba dedicada a las labores del hogar y por eso ha podido destinar tiempo a ayudar a sus hijos en las clases a distancia, pero consideró que no todos los niños tienen la misma oportunidad porque ambos padres trabajan o son varios hermanos y no hay celular para que cada uno siga sus clases.

Hay cosas de lo que uno ya no se acuerda o no sabe, por ejemplo con mi hijo de secundaria me pongo a ver las clases para así entenderle a su maestra y poderle ayudar, pero pues hay papás que no pueden y a la mejor tampoco saben, entonces no hay forma de que ayuden a sus hijos“.

La abuela de Diego es también una de las principales promotoras para que la escuela rural se instalara hace más de 20 años y a la fecha continúe en funcionamiento.

Mientras haya más de cinco niños nos han dicho que la escuela puede seguir funcionando, falta uno en preescolar para que les manden un maestro aparte, pero pues ahorita una sola atiende a todos“.

Informó que la escuela funciona a través del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe) y hasta hace unos años llegó a tener a más de 30 alumnos, sin embargo, su permanencia ha sido difícil porque considera que los padres de familia no inscriben ahí a sus hijos por la discriminación hacia los alumnos de este tipo de instituciones.

La gente dice que no les han de enseñar bien, que no es válida, es más a los niños que salen de la primaria les hacen el feo en las secundarias a las que se inscriben, pero yo creo que es al revés, aquí los maestros siempre tienen a menos niños y les dan más atención, aunque sean de distinto grado. Hay jóvenes del pueblo que estudiaron aquí y ya son profesionistas“.

Para concluir la entrevista, ambas mujeres comentan que hay otras escuelas rurales en comunidades de la zona, como el Ocotal, San Francisco la Unión y Las Dalias, en donde los maestros también están acudiendo al menos unos días a atender presencialmente a los alumnos, ya que en estos casos el modelo a distancia hubiera significado casi la total deserción escolar.

Compartir ahora

Desesperación e irresponsabilidad – Pepe Hanan

Entrada anterior

La chiquillada partidista poblana, ¿quiénes son y cuánto cuestan?

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario

Más en Entrevistas