CoronavirusMéxico y el mundo

¿Qué modelos se aplican contra el coronavirus?

0

No hay un esquema general, en realidad se pueden aplicar cuatro, cada uno depende de las condiciones propias del país

Redacción

Ante preguntas como “¿por qué no se hacen pruebas masivas, por qué no se cierran fronteras, por qué no hay restricción a la movilidad?” y muchas más, derivadas por la pandemia del coronavirus, hay que precisar que cada país y sus condiciones específicas son las que determinan el modelo a aplicar.

El portal sdpnoticias.com publicó un texto en el que especifica que en realidad se pueden identificar cuatro modelos y cada uno tiene diversos factores a considerar para: características del sistema sanitario (camas, personal médico, laboratorios, hospitales, etc.), cercanía epidemiológica con el origen/epicentro (Wuhan, China), tamaño del territorio a gestionar, tamaño poblacional, sistema político, así como dependencia económica del flujo externo de personas y mercancías.

El primer modelo se denomina Ortodoxia Actualizada, que aplican países como China, Rusia y Cuba. Es el más restrictivo y consiste en cuarentena obligatoria a enfermos y a sospechosos, cierre casi total de fronteras, pruebas específicas a enfermos y cercos sanitarios, cancelación de eventos y actividades masivas (escuelas, festivales, congresos, reuniones familiares), impedimento a la movilidad (puede incluir medidas coercitivas como multas, o incluso cárcel), cierre escalonado de actividades económicas hasta dejar, si es necesario, únicamente las actividades de salud y de seguridad. Se apuesta a que las restricciones obligadas logren que el sistema de salud no colapse.

Se necesitan gobiernos fuertes, incluso autoritarios, para que la población acate estas órdenes y es el modelo que mayores efectos económicos adversos conlleva, porque se detiene casi por completo la economía. Italia y España lo han aplicado recientemente pero luego de no controlar el virus en su etapa temprana.

El segundo modelo es “Tecnología Poblacional”, que tiene por ejemplo Corea del Sur, el cual consiste en hacerle la prueba a la mayor cantidad de personas sospechosas y así ganar tiempo para acondicionar sitios como hospitales.

Para poderlo aplicar, los países deben contar con tres factores críticos: altísimos recursos económicos disponibles, un territorio pequeño que controlar y una población con alto acceso y conocimiento práctico de tecnologías (porque no todo es el celular e internet).

En este sentido hay que considerar que Corea del Sur es apenas más grande que Oaxaca y tiene una sola frontera terrestre. Algo similar a Singapur y Hong Kong que también han replicado este esquema, pero que no es viable por ejemplo en Estados Unidos, Canadá o Suiza.

El tercer modelo es “Historia natural de la enfermedad y optimización de la intervención”, que aplican por ejemplo Reino Unido y Países Bajos. Bajo este esquema no se cerrarán escuelas, ni se restringirán eventos multitudinarios, no recomendarán medidas extremas de distanciamiento social. En su lugar, se desea que su población desarrolle un concepto habitualmente dedicado a las vacunas o que una amplia mayoría pase el virus y se inmunice, optimizando la intervención del Estado a la población de alto riesgo.

Por último está el “Modelo de vigilancia para fenómenos generalizados”, que aplica actualmente México. Parte de la idea de que una epidemia no se puede contener, sólo mitigar y gestionar. Es un modelo que la Organización Mundial de la Salud desarrolló en 2005 para la vigilancia de la influenza y en 2006 lo adoptó nuestro país, que fue uno de los países pioneros y sirvió para detectar muy temprano la mutación del virus AH1N1 en 2009. Hoy se usa casi en todo el mundo. México tiene una amplia experiencia en vigilancia epidemiológica.

Compartir ahora

No se tomará por la fuerza el control de la seguridad en la ciudad: Barbosa

Entrada anterior

Urgen 60 mdp para alimentar a sectores vulnerables: PAN

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario

Más en Coronavirus