México y el mundoÚltimas noticias

Rebelión policial obliga a Evo Morales a negociar

0

Tras las violentas protestas y motines que se viven en el país, el mandatario ha convocado al diálogo a los partidos políticos

Redacción

Evo Morales, sobre el que recaen todas las miradas nacionales e internacionales, tardó varias horas en reaccionar. Tras las violentas protestas y motines que se viven en el país, el mandatario ha convocado al diálogo a los partidos políticos.

Sabe que la estrategia empleada en 2016 para desoír a la mayoría del país ya no le sirve. Ese año perdió 48% a 51% el referéndum que le permitía presentarse a sus cuartas elecciones, algo que finalmente obtuvo gracias a las connivencias judiciales.

La rebelión policial confirma que a la ecuación electoral impuesta por Evo Morales no le salen los números. Cuarteles policiales en distintas ciudades y regiones se unieron al primer motín de cientos de agentes de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) en Cochabamba, la tercera ciudad del país.

A las protestas de los opositores por el supuesto fraude electoral se sumaron también las reivindicaciones ignoradas de unos policías acuartelados desde hace 20 días y que se niegan a reprimir a la población.

Las primeras imágenes de la rebelión del viernes por la tarde ya forman parte de la historia boliviana del siglo XXI. En la azotea del cuartel, ondeando banderas nacionales y con una pancarta contra el «fraude», los policías de Cochabamba eran aclamados por una población enardecida, aglomerada a sus pies.

El contagio llegó este sábado hasta La Paz. En la capital también se forzó el cese de la principal autoridad policial mientras unos policías se sumaban a las protestas y otros permanecían fieles al gobierno.

Los más inconformes aseguran que no van a cumplir las órdenes de enfrenarse a su pueblo. Pese a tales argumentos, el gobierno juega la carta de convencer a los policías para que superen su «malestar» y desestimar la intervención de las fuerzas militares.

Mientras, la Iglesia ha exhortado a deponer actitudes violentas. «Ni un muerto más», reclama el clero boliviano.

El gobierno intentó desde el primer momento serenar los ánimos, tarea casi imposible en un país polarizado, incluso partido por la mitad en sus deseos de cómo quieren ser gobernados en los próximos años.

El gubernamental Movimiento Al Socialismo (MAS) mantiene la fidelidad de la mayoría de etnias indígenas, así como de parte de las clases populares, sindicatos, mineros y cocaleros. Su fuerza se concentra en el occidente y en el ámbito rural.

En frente, las ciudades y la zona oriental, conocida como la Media Luna, clases medias y estudiantes que sólo han conocido el gobierno de Evo Morales desde hace 14 años.

Fuente: El Mundo

Compartir ahora

Diputado del PRI es asesinado en Veracruz

Entrada anterior

CNTE en Puebla acusa ‘Estafas Maestras’ hechas en la Secretaría de Educación

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario