Nuestras plumasÚltimas noticias

Sororidad,La alianza que nos empodera – Pily Morán 

0

 

Columna de Pily Morán 

Todos nos hemos tropezado últimamente con esta palabra: “sororidad”. Cada vez está más presente, lo que muchos no sabemos, es que dicho término tiene ya más de 50 años. Fue en 1970 cuando la escritora Kate Millett, líder del feminismo de aquella época, propuso esta palabra con el fin de tener una idea por la que luchaba en su día a día para promover una unión social entre mujeres sin que existieran diferenciasde clases sociales y religiones. (fuente.” Sexual Politics” autor:Kate Millet)

Sororidad es un término ético, político y práctico que surge del feminismo contemporáneo. En él trasciende un sentido de complicidad femenina que busca por encima de todo, generar un cambio social.

No confundamos la Sororidad con un feminismo extremo, el cúal, no estoy de acuerdo, simepre he pensado que todos los extremos son malos, tanto un machismo, como un feminismo.

Creo en el hombre y mujer como complemento y que nosotras no tenemos aptitudes que ellos tienen.

La sororidad es una alianza entre las mujeres, es impulsada por ese movimiento de feministas, pero es la escencia del trabajo en equipo   con más entrega y más hermandad.

A veces, nosotras mismas podemos llevar a cabo conductas que dañan a la idea de hermandad al cuestionar a otras mujeres, al pensar que si mi vecina ha logrado ese ascenso en su empresa “es por algo”; al dudar quizá, ya se convierta en una agresión y que por las razones que sean, en vez de creer que fue por sus meritos y apoyar su éxito.

La sororidad nos exige un ejercicio de crìtica y auto-critica constante. Aveces, nosotras misma podemos llevar a cabo conductas que dañan la hermandad entre las mujeres, cuestionando a otras mujeres.

Uno de ellos es ver a las otras mujeres como competidoras y rivales, no es raro ver como en el transcurso del dia a dia, en la escuela, oficina, nos criticamo unas con otras.

Somos nosotras mismas las que nos ponemos muros hasta generar un antagonismo sin sentido, donde lejos de empoderarnos, nos debilitamos…

Casi sin saberlo, nosotras mismas estamos perdiendo esa alianza, que se habia generado en nuestro pasado.

En la antiguedad las mujeres compartiamos todo, haciamos vida como la de un colectivo, enfocado a ayudarnos y enriquecernos emocional y psicologicamente, donde las mujeres mayores daban consejos a las jovenes.

La sororidad nos permite recobrar nuestro poder como mujeres, donde unas a otras nos nutrimos, siendo dadoras de compañerismo y receptoras de hermandad donde juntas nos ayudamos a crecer y somos mas fuertes que estando en soledad.

Estamos en una época donde las mujeres cada día nos empoderamos más, es importante retomar este termino, retomar esas alianzas entre nosotras, para lograr ese empoideramiento que desde ya hace varios años lo hemos buscado.

Desde la perspectiva feminista, la sosroridad impulsa el empoderamiento de las mujeres creando transformaciones a nivel individual e innovaciones en los procesos sociales que reproducen las circunstancias de subordinación e invisibilización femenina. Dentro de la Sororidad se suponen que el empoderamiento en esta población es una estrategia que no solo es positiva para ellas sino también para otros grupos con deseos de participación. Lo que conllevará: incrementar el poder, acceder a la utilización y manejo de los recursos materiales, ganar influencia sobre otros grupos y participación en el cambio social.

Todo ello traerá como consecuencia positiva: la toma de  conciencia colectiva e individual, defender  sus propios derechos de las mujeres , la potenciación de las capacidades y finalmente la destrucción de la estructura de opresión de las mayorías.La visión del empoderamiento de la mujer desde el campo de la sororidad implica el despertar de la conciencia en cuanto a la subordinación de las mujeres y la mejora de la confianza en sí mismas.También la Sororidad entre las mujeres es necesaria para poder impulsar el desarrollo de la autonomía personal y las acciones para determinar cuáles son sus objetivos e intereses en la vida y de ese modo modificar las relaciones establecidas con las instituciones y las estructuras de poder existentes.

 

Compartir ahora

Una nueva mirada que amplíe horizontes para que la educación cumpla su misión de formar capital humano: Alfonso Esparza

Entrada anterior

Un 80 por ciento de los feminicidios en Puebla se judicializan: Higuera

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario