Nuestras plumas

Todo cambia… Siempre

0

Al Pie de la Letra, la columna de Juan Rodolfo Rivera Pacheco

De regreso del receso de fin de año, retomo un título de columna que ya he usado en otras ocasiones. Y ahora más que nunca cobra vigencia. En serio, en cualquier área de la vida, pero en política es un principio que muchos olvidan: Todo cambia.

El mejor o peor gobierno termina; la mejor o peor campaña electoral nunca es segura en el resultado final; los mejores planes o proyectos pueden llevarse a cabo o no. Los personajes más famosos hoy están… y mañana ya no.

Mi última columna del año pasado tuvo como tema el polémico veredicto del Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal que por una cuestionada mayoría de votos dio como válido el triunfo de Martha Érika Alonso sobre el candidato de MORENA, Miguel Barbosa. Exactamente quince días después mueren en un trágico evento aéreo Martha Érika Alonso y su esposo Rafael Moreno Valle, líder indiscutible de su grupo y quien segura y verdaderamente gobernaría esos seis años.

No solo nadie lo esperaba, sino que nadie jamás hubiera pensado que terminara así la carrera política de Moreno Valle y su esposa. Nadie. Porque los vaivenes de la política pueden analizarse fabricando escenarios, pero ante un evento así, no hay análisis que sirva.

Desde luego y como en toda tragedia, hay quien la sufre más que otros. Los partidarios, simpatizantes y quienes se habían beneficiado de una u otra forma con las gestiones morenovallistas sufrieron y están sufriendo mucho más que quienes no se sienten identificados con ese grupo. Natural. Sobre todo cuando el personaje más destacado de su grupo siempre vivió en la polémica y rodeado de demasiados críticos y enemigos.

También natural que los que sufren quieran buscar culpables y autores de atentados. Dicen que en política no hay casualidades ni accidentes y es cierto, por eso es comprensible las dudas que tienen los morenovallistas de que la caída del helicóptero en el que viajaba su líder y su esposa, de que haya sido un trágico pero casual accidente.

Pero también es cierto que los mexicanos somos expertos en fabricar teorías de complots, atentados, conspiraciones siniestras y demás elucubraciones.

En todos estos días he escuchado las más inverosímiles versiones de lo que ocurrió “en realidad”. He oído desde misiles teledirigidos, basukazos, sabotaje de la nave por enemigos internos o externos… Hay quien asegura que el helicóptero no partió desde donde se dice, que bajó al menos una vez antes de dirigirse a la Cd. de México, que volaba a una altura en la que no se detecta en radares como era costumbre del ex Gobernador, que ya venía en llamas el rotor posterior de la nave y que es lo que da estabilidad a esos aparatos…

Y para colmo, la opinión popular más difundida es que nada fue cierto, que la pareja huyó a esconderse por las auditorías federales que ya venían y hay quien asegura que ya están refugiados de incógnitos en Panamá y otros que en Asia.

Y por supuesto, ante el dolor por la tragedia, los panistas y morenovallistas culpando explícitamente al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador de ser el siniestro autor intelectual de un “crimen de Estado”.

Natural. Insisto.

Ninguna versión dejará satisfechos a todos. Unos y otros siempre alegarán que no fue cierto cualquier resultado de las averiguaciones.

Lo que sí es un hecho y lo verifico todos los días con el trabajo que hacemos en el BEAP (desde luego siempre andamos encuestando y ahora mucho más) es que una cosa es lo que se dice en redes sociales de internet… y otra lo que siente y piensa la gente en las calles y domicilios. Una vez más, una cosa es la opinión pública y otra la opinión publicada, ahora en el medio más usado (por quienes gustan de hacerlo) que son las redes sociales.

En otras palabras, créanme: Twitter NO es la sociedad. Por mucho y que así lo queramos o pensemos los que lo usamos. Les repito la proporción de usuarios de Twitter en México: De todos los que usan internet (que ya es la mayoría de la población gracias a los teléfonos inteligentes)… un escaso 5% (o mucho menos en algunas regiones) declara usar esa red social.

Facebook es mucho más usado en México (en otros países va a la baja). De los que usan Internet, casi 80% afirma que sí utiliza esta red social, que ya no es solamente un medio para estar en contacto con amigos (que para eso fue diseñada), sino que ahora ya es usada por demasiados, para enterarse de lo que sucede en general.

El problema es que tanto en Twitter como en Facebook se pueden difundir tantas versiones falsas sobre algo, como formas de ver el mundo existan. O sea… todas. Pero bueno, ese es otro tema.

Lo que sí es cierto es que la gente, esa que sale a trabajar todos los días, esa que el 24 de diciembre se enteró del fatal suceso pero no por eso dejó de cenar alegremente en compañía de su familia, esa que festejó el año nuevo y ayer los Reyes Magos… al día de hoy ya no tiene como principal tema en sus vidas la tragedia morenovallista. Lo siento, pero así es.

Vaya, volviendo al tema. En redes sociales quizás siga el tema del helicopterazo (y ha bajado ostensiblemente por cierto), pero al grueso de la sociedad (que medimos en muestras representativas) ya no le interesa tanto. Ya andan preocupados por la cuesta de enero y por lo que pase hoy.

Claro, insisto, el círculo rojo seguirá manejando el tema. Pero ni el círculo rojo ni twitter son la sociedad. No nos engañemos nosotros mismos.

Es más, casi todos los periodistas en Puebla… ahora ya tienen como tema fundamental el asunto de quién será Gobernador interino y quiénes serán los candidatos a la Gubernatura Constitucional por cada partido. Así de simple.

¿Alguien pensaba el 8 de diciembre en la noche que las cosas terminarían así?

Todo cambia, decía Heráclito. De la noche a la mañana. De una hora a otra.

LO QUE VIENE…

Entonces, pues, la verdad es que, se llegue a las conclusiones que sea sobre lo ocurrido el 24 de diciembre, muchos las negarán y renegarán. Pero ese ya no es tema. Lo único cierto es que Rafael Moreno Valle y su esposa ya no existen.

Y por esa razón se desencadena todo lo que está ocurriendo y pueda ocurrir a partir de hoy, que se regresa a la vida laboral real después del receso navideño.

¿Quién será el Gobernador interino que por ley tiene que asumir funciones en pocos días? (en realidad legalmente se tiene hasta el 25 de enero).

Los panistas y sus simpatizantes afirman que “por cortesía” tendría que ser alguien de sus filas. Pero nunca hablaron de “cortesía” cuando el TRIFE emitió sus veredictos recientes. Dijeron y repitieron que simplemente había que “respetar la ley”.

Y ese es el argumento que ahora se les revierte (todo cambia). Por ley, el Gobernador interino será nombrado por la mayoría simple del Congreso Local. Y desde luego los de MORENA no permitirán que un morenovallista asuma ese cargo. Aunque sea “poco cortés”.

Pero también es cierto que los MORENOS no pueden cometer excesos que puedan ser mal vistos por la sociedad en general. Deben proponer una terna de personajes que “transiten” entre todas las fuerzas políticas y económicas del Estado. Y en la práctica no hay nadie con esa característica (que sea bien visto por todos). Quien quede, tendrá críticos, eso no lo dudemos ni un segundo. Ojalá quede el que menos opositores tenga.

Sin embargo, viendo y conociendo el estilo personal de gobernar de la cabeza nacional de MORENA hoy y siempre, creo que será él (AMLO) quien tome esa decisión y no le importará si muchos no están de acuerdo con él. Lo ha demostrado una y otra y otra vez. No sé para qué se hacen bolas.

Y exactamente lo mismo sucederá con la candidatura de MORENA a la Gubernatura por 6 años. Ese nombre lo decidirá Andrés Manuel López Obrador. Podemos hacer escenarios, sesudos análisis, pros y contras y hasta “FODAS” de todos los posibles aspirantes. Pero esa candidatura la decidirá el Presidente, si no es que ya la tiene decidida.

Habrá enojados y desilusionados. Y también felices e ilusionados. Pero una buena mañana él se lo hará saber a quien sea el elegido y seguramente al que no lo resulte. No sé cuándo ocurra eso (si no es que, insisto, ya pasó). Pero obvio será en las próximas semanas, pues la campaña electoral se verificará de marzo a mayo y la elección el primer domingo de junio.

Obvio también… el candidato natural es Luis Miguel Barbosa. Él se echó la anterior campaña y a él le hicieron el fraude. Tiene mano para ser. Pero reitero una vez más… López Obrador tendrá la última palabra. Y de ahí se vienen muchos nombres posibles, unos con buenas probabilidades y otros de plano nunca lo serán.

Lo que sí es un hecho es que al momento actual, MORENA sigue teniendo preferencias mayoritarias y que dependiendo del candidato éstas crecerán o disminuirán, además de la campaña (que será tremenda) y… de quién sea el candidato opositor del PAN y sus aliados.

Y ahí si es una incógnita. ¿Quién será el candidato del “PAN” a la Gubernatura?

Luis Banck dio el discurso fúnebre y muchos ya lo hacen candidato. Pero… no es panista y los panistas ya no quieren a alguien que no provenga de sus filas. Marko Cortés lo sabe y valora. Además jamás ha sido candidato y nunca ha ganado ningún cargo.

De ahí surgen posibilidades para alguien como Eduardo Rivera o Humberto Aguilar Coronado. Rivera ya ha hecho campañas y es más conocido, aunque en la última lo apalearon en la capital. El “Tigre” Aguilar no es tan conocido… pero es de los mejores amigos y operadores de Marko Cortés. Y no tiene en su currículum una derrota tan visible como la de Rivera. Ambos son panistas de toda la vida.

Finalmente, Tony Gali también hará valer su figura y relaciones. En el morenovallismo ya no lo consideran como parte de ellos (lo dicen y pregonan, que “operó” para MORENA en la elección pasada), pero es el único de lo que queda de esa corriente que tiene relaciones nacionales y que… es de sobra conocido en el Estado y su nombre es marca garantizada. Y obvio no sería reelección pues Martha Erika Alonso sí tomo posesión. Pero quizás mucha gente diría que sí es reelección y que está obsesionado con el poder y además no es panista.

En el PRI quién sabe si lancen de nuevo a Enrique Dóger, quien ganó mucha animadversión de sus correligionarios y liderazgos regionales en la campaña pasada. Pero sea quien sea en el tricolor, por supuesto no ganará la Gubernatura… más bien seguro se aliará (abierta o soterradamente) a alguno de los candidatos de las otras dos fuerzas. Bisagra, pues. De ahí la importancia del PRI, sus 500,000 votitos valen oro.

Y en los demás partiditos habrá que ver qué hacen. Todos aseguran que los aliados del PAN (PRD, PSI, CP, Panal o el Verde) repetirán… pero eso no es seguro al 100%. Las cosas han cambiado y ya no existe quien los unía. Quieren sobrevivir y seguir mamando presupuesto, y eso lo tendrán asegurado con quien gane. Las fidelidades eternas NO existen ya.

Y los partidos aliados de MORENA seguramente repetirán, aunque el PES ya no exista como tal. PT dese luego irá con los morenos.

Todo cambió, pues.

A empezar de nuevo. Con nuevos escenarios, personajes, realidad.

Sí, aquí vamos otra vez.

Feliz 2019.

Compartir ahora

Capacitan a egresado BUAP por convenio entre hospitales universitarios de Puebla y Ginebra

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario