Reporte NG

Urge diagnóstico de actividades potenciales en el Triángulo Rojo para impulsar su economía

0

El director del CIIE evidenció que el gobierno no se ha dado a la tarea de hacer una valoración de las actividades que podrían reactivar la economía en la zona.
Karina Fernández

(Parte 3)

El robo de combustible en los municipios del Triángulo Rojo es una práctica ilícita en la que cada vez están involucrados más ciudadanos. Su colusión con este delito, en la búsqueda de mejores ingresos, ha provocado que abandonen sus actividades económicas en el sector primario, lo que podría representar un riesgo a futuro para la provisión de alimentos.
Alfonso Mendoza Velázquez, director del Centro de Inteligencia e Investigación Económica (CIIE), reconoció que este problema provocará que la vocación al campo, que si bien no es la principal actividad económica de la población pero si una de las más tradicionales, se pierda entre las nuevas generaciones.
En entrevista con este medio, el experto manifestó su punto de vista entorno a la situación que se respira en el Triángulo Rojo, haciendo una severa crítica al gobierno del estado puesto que no ha realizado un diagnóstico sobre las estrategias idóneas a implementar en la región.

-¿Qué repercusiones puede tener el robo de hidrocarburo en la región del Triángulo Rojo?
-Hay un impacto en el tejido social de la población ya que se dañan las relaciones entre la propia comunidad pero también la vocación de la zona en donde están.

Si la población se dedicaba antes a cultivar hortalizas que es una actividad de todo un año y la sustituyen por estas actividades el daño es a la economía local, y deja crecer el estado, a la distribución de los alimentos y a la propia vocación del estado.

-¿Las nuevas generaciones son responsables de rescatar esta actividad económica?
-Las nuevas generaciones de jóvenes ya no ven a la agricultura como una actividad a la cual se puedan dedicar que es lo que hacían su papá o abuelo. Lo que hay que recuperar es eso, y ahí la política pública tiene que llevar a reintegrar a la población a las actividades que hacían a través de apoyos para el cultivo y comercio de productos.

-¿Se avizora el desplome del sector primario en Puebla?
-No lo diría como tal, aunque tiene su relevancia económica, no es en realidad algo que sostenga a todo el estado pero en términos regionales y de la propia comunidad sí se está dañando.

-¿La militarización de la región contribuye a alejar a la población de estas prácticas delictivas?
-La presencia de militares es para poder estabilizar la situación y mantener la paz y calma, pero eso no está volviendo a la zona a la situación de antes a que apareciera esta actividad que ahora está privando en la zona.

La población debe entender que el robo de hidrocarburo o los recursos que se generen de ello no es una forma legítima de obtener su ingreso, pero por otro lado el gobierno tiene la obligación de generar las políticas o los programas adecuados para que la gente deje esa actividad y reconozca que no es algo que puede seguir haciendo en el mediano plazo.

-¿Cómo evalúa las acciones que ha tomado el gobierno entorno al robo de combustible?
-No existe una estrategia real o un diagnóstico de cuál es la vocación de la zona y cómo es que se podría impulsar la economía, esto parece ser que los tomó por sorpresa y ahorita básicamente no hay información al público de cómo están las cosas y qué es lo que se va a hacer para remediarla.

Hay que tomar en cuenta que con esta situación se corre el riesgo de que se ahuyenten inversiones, ya que los empresarios optarán por  aterrizarlas en otras partes del estado, o en el peor de los casos, fuera de Puebla.

(Continuará…)

Compartir ahora

El Huachicol como bomba expansiva

Entrada anterior

Bajos recursos en Ciencia y Tecnología rezagan a Puebla a nivel nacional

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario

Más en Reporte NG