Arte vida y estiloÚltimas noticias

‘Ya no estoy aquí’, cuando la violencia trastoca el tejido social y la identidad

0

En medio de cumbias rebajadas, bailes y la repetición constante de la palabra ‘vergas’, dicha película muestra cómo el crimen organizado puede romper los grupos sociales más unidos

Jaime López

El pasado miércoles 27 de mayo arribó a Netflix el largometraje ganador del premio del público, así como del premio del jurado (el Ojo), en el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM) 2019, ‘Ya no estoy aquí’, dirigido por Fernando Frías de la Parra (‘Rezeta’).

Dicho filme sigue a un joven (interpretado por Juan Daniel García Treviño), integrante de una pandilla del norte del país conocida como ‘Los Terkos’, que ocupa la mayor parte de su tiempo escuchando y bailando Kolombias (una especie de cumbias sudamericanas reinterpretadas o ‘rebajadas’ para las nuevas generaciones), en el marco del sexenio presidencial encabezado por Felipe Calderón Hinojosa.

Después de un malentendido y en medio de una creciente ola de criminalidad, el protagonista debe partir a Estados Unidos, a pesar de que esto signifique dejar de lado su identidad, así como a su grupo de amigos, con los que comparte más que una afición cultural.

Es ahí en donde el relato escrito por el propio realizador erige una sutil y sólida crítica hacia los estragos de la violencia, la cual puede romper los tejidos de los grupos sociales más unidos.

Asimismo, ‘Ya no estoy aquí’ retrata sin maniqueísmos la discriminación de la que son objeto cierto grupo de jóvenes por su apariencia física, pero lo hace poniendo énfasis en que dicha discriminacion proviene de los propios connacionales, lo que deja ver una enérgica autocrítica hacia los residentes del territorio mexicano.

Finalmente, el metraje en cuestión destaca por su buen pulso narrativo, su atinado reflejo de la diversidad cultural en México (y de la contracultura), las cumplidoras actuaciones por parte de su elenco juvenil, y algunos de sus diálogos, los cuales podrían definirse como una mezcla de ingenio, humor y naturalidad (atención a los momentos en que se pronuncia repetidamente la palabra ‘vergas’, realmente un agasajo).

Compartir ahora

Acusan falta de equipo médico para atender COVID-19 en IMSS San José

Entrada anterior

Atenta Ley de Educación contra autonomía: CIDHCP

Siguiente entrada

También te puede interesar

Comentarios

Deja un comentario